Translate

Búsqueda

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Nuestro homenaje a Carmen Balcells

El nombre de Carmen Balcells para aquellos que no están dentro del círculo literario y conocen el ambiente no será muy conocido, pero en cambio sí lo son personas como Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Rosa Montero o Julio Cortázar. Todo escritor debe tener un/a agente literaria que le guíe por este mundo, y solo aquellos/as que lo logren serán capaces de hacer que grandes escritores tenga un lugar en la Historia de la Literatura. Una de estas guías fue Carmen Balcells.



Procedente de Lleida, en su juventud en Barcelona se codeó con grandes literatos del momento, como Juan Goytisolo o Carlos Barral. Su primer trabajo en el mundo de la literatura fue como corresponsal para el célebre escritor Vintila Horia, y en poco tiempo consiguió montar su propia empresa como agente de escritores. Carmen trabajó con los escritores más importantes del siglo pasado y de este, algunos de ellos premios Nobel, como Vicente Aleixandre, Pablo Neruda, Camilo José Cela, Vargas Llosa… Hasta el año 2000 estuvo en activo de forma frecuente, pero ese año decidió jubilarse. Aun así ocho años más tarde y tras la pérdida de varios contratos con escritores decidió volver a tomar el rumbo de su empresa y así hasta su muerte el pasado 21 de septiembre.


Sería injusto decir que Carmen Balcells pasa a la historia de la literatura solamente como agente o por codearse con los mejores escritores de la época. Fue el artífice de los actuales contratos con las editoriales, evitando que se hicieran de forma perpetua como era la costumbre y creando una nueva clase de cláusulas de cesión por partes y que podían variar si se querían realizar adaptaciones de la obra en el mundo de las telecomunicaciones. Y por supuesto, no se debe olvidar que fue una de las fundadoras de RBA, aunque años más tarde se desvinculara de la empresa. Haciendo un análisis de su vida, no es aventurado afirmar que sin ella la novela hispanoamericana y la española no habrían sufrido ningún boom, y por supuesto, las condiciones laborales serían mucho peores. Hay mucho por lo que darle gracias.